Para tener las cosas claras usa GTD®

«El objetivo principal de obtener el control es ser capaz de evitar distracciones, pero ¿por qué? ¿Sobre qué cosas no te puedes permitir distraerte? La verdad es que tener las cosas claras es un fin magnífico en sí mismo.» David Allen

Tener las cosas claras sobre qué hacer y qué no hacer es un excelente fin en sí mismo y uno de los resultados de practicar GTD.

Por una parte, con «los cinco pasos» de GTD, mejoramos nuestra productividad personal de forma significativa, como resultado de tener la información sobre todas las cosas que tenemos, o queremos, hacer, así como el enfoque mental adecuado para hacerlas.

Por otra parte, la perspectiva es la parte de la metodología de GTD que nos ayuda a tener más claridad sobre nuestras elecciones y nos permite tener una actitud más proactiva en nuestro día a día.

Pero, aunque la parte de perspectiva parece ser la principal encargada de aportarnos claridad sobre nuestras elecciones, lo cierto es que para muchas personas tener «sensación de control» – un sistema de confianza que les aporta información fiable – les resulta suficiente, y nunca sienten interés por la parte de perspectiva. Esto es lógico ya que, en cierto modo, cuando practicamos «los cinco pasos» de GTD mejora nuestra «perspectiva», aunque no le prestemos atención, a nivel consciente, a los niveles de perspectiva más elevados.

Esto se debe a que tener nuestro mundo bien organizado nos proporciona una «mejor óptica», que favorecerá tener una mejor visión general de nuestro mundo. Además, «los cinco pasos» nos facilitan tener un estado mental apropiado para ver con claridad más allá de nuestro día a día.
Todos los usuarios de GTD hemos experimentado como, cuando usamos la mente para pensar en lugar de usarla para intentar que no se nos olviden las cosas, estamos mejor preparados para adaptarnos a los posibles cambios, somos capaces de aprovechar mejor las oportunidades que nos puedan surgir y escuchamos con mucha más claridad lo que nos dicen o, lo que no nos dicen, las personas con las que nos relacionamos. En definitiva, tener sensación de control también nos ayuda a saber elegir mejor y a ser más proactivos.

Pero dejar de lado la parte de perspectiva es perderse una parte importante de la metodología. Tener ciertas rutinas que nos permitan revisar los factores que influyen sobre nuestras decisiones, nos dará aún mayor seguridad sobre qué estamos tomando las mejores elecciones y evitará que nos sintamos inseguros sobre lo que dejamos sin hacer.

Cuando David Allen nos habla de tener “la mente como el agua”, nos está hablando de tener una mente preparada, enfocada, centrada y libre de interrupciones, que nos permita hacer aquello que necesitemos hacer en cada momento. Sin embargo, ¿es posible estar completamente centrados en lo que estamos haciendo cuando dudamos sobre lo que deberíamos estar haciendo? ¿Es posible tener claridad sobre la idoneidad de lo que hacemos cuando nunca dedicamos tiempo a pensar sobre nuestro propósito, nuestros valores y sobre lo que deseamos que sea nuestra vida en el largo, medio y corto plazo?

El camino hasta haber interiorizado los hábitos que nos propone GTD exige perseverancia durante algún tiempo, pero montar tu sistema GTD completo te aportará múltiples beneficios desde el primer momento y mi recomendación es que una vez que te sientas cómodo practicando el modelo de «los cinco pasos» empieces con la parte de perspectiva. Hacerlo aumentará tu claridad a la hora de decidir qué hacer en cada momento, te aportará equilibrio entre lo personal y lo profesional, y mejorará tu visión estratégica.

¿Qué es GTD?

“El gran secreto de pensar y actuar productiva y creativamente de forma eficiente consiste en centrarse en las cosas adecuadas en el momento adecuado” David Allen

Mi post anterior era el último de la serie #se+eficaz y mi intención es empezar a escribir, desde una perspectiva personal, sobre el Modelo de Horizontes De Enfoque, para luego seguir con el Modelo de Planificación Natural de Proyectos y, finalmente, escribir sobre el Modelo de Cinco Pasos para Dominar el Flujo de Trabajo.

Los principios productivos de la metodología GTD® se recopilan alrededor de estos tres grandes modelos, cada uno de

Continuar leyendo…

Se+eficaz 52: ¿Quiénes usan GTD®?

“Busca el éxito, no la perfección. Nunca renuncies a tu derecho a equivocarte, porque entonces perderás tu capacidad de aprender cosas nuevas y de salir adelante en tu vida. Recuerda que el miedo siempre acecha detrás del perfeccionismo. Afrontar tus miedos y concederte el derecho a ser humano puede convertirte paradójicamente en una persona mucho más feliz y mucho más productiva.” Dr. David M. Burns

El último capítulo del libro «Sé más eficaz» lleva por título “Los mayores éxitos surgen del mayor número de fracasos” y, aunque no tengo nada en contra de los fracasos, ya que entiendo que

Continuar leyendo…

Categorías

Archivo

Recomiendo