El Análisis «Premortem» de Gary Klein

“De los defectos que dificultan la toma de decisiones. El más dañino de estos es el exceso de confianza: el tipo de optimismo que lleva a los gobiernos a creer que las guerras se pueden ganar rápidamente y que los proyectos de capital entrarán dentro del presupuesto a pesar de que las estadísticas predicen exactamente lo contrario.” Daniel Kahneman

¿Has oído hablar del «análisis premortem» de Gary Klein?

Se trata de un método muy interesante y sencillo para contrarrestar nuestro sesgo optimista. Yo lo descubrí gracias a Daniel Kahneman, premio nobel de economía, en su libro «Thinking, Fast and Slow».

Kahneman nos ha enseñado que la gran mayoría de los humanos tendemos a pensar que los resultados serán mejores de lo que la estadística indica, por lo que el análisis premortem me parece especialmente útil – yo diría que imprescindible – cuando nos encontramos con proyectos que suponen una considerable inversión de recursos.

Como podrás constatar leyendo los estudios que nos presenta Kahneman en este libro, las personas somos propensas al optimismo, lo que nos lleva a incurrir en la «falacia de la planificación». Nos concentramos en lo que nosotros queremos conseguir sin tener en cuenta los planes y aptitudes de otros; incurrimos en la ilusión del control y, además, confiamos demasiado en nuestras creencias. Todo esto hace que tengamos una gran probabilidad (estadística) de fracasar en muchos de los asuntos que emprendamos. Una estrategia fácil y sencilla que nos puede ayudar a evitar tener que lamentarnos por nuestras decisiones, es precisamente el método que nos propone Gary Klein.
Se trata de hacer un análisis premortem, que consiste básicamente en buscar de forma activa todas las razones plausibles para que un proyecto fracase. Sería, en cierto modo, «jugar a ser el abogado del diablo» de nuestros propios proyectos.

¿Cómo se hace el «análisis premortem» de Gary Klein?

Antes de poner en marcha nuestro proyecto, empezaremos por informar del plan a un grupo de personas entendidas e informadas en la materia, entre las que se encuentra el líder del proyecto, y les pediremos que imaginen que hemos llevado a cabo el proyecto y que ha sido un auténtico desastre. A continuación, les pediremos también que dediquen unos minutos para escribir, de forma independiente, una breve historia que explique dicho desastre.

Tras escribir la historia, estas personas tendrán que hacer un informe que exponga las debilidades y defectos del proyecto, así como las posibles críticas externas que recibiría el proyecto tras su fracaso.

En definitiva, les pediremos que imaginen que el proyecto ha fracasado y que nos cuenten con claridad cómo y porqué hemos fracasado.

Posteriormente, se pide a todas y cada una de las personas que están haciendo el análisis premortem, empezando por el líder del proyecto, que elijan un motivo de fracaso de su lista y lo expongan, continuando el ejercicio hasta que todos han terminado de exponer todas sus razones.

Una vez finalizada la sesión de trabajo, la persona que lidera el proyecto revisa la lista y busca formas de fortalecer el plan.

Ser optimistas está muy bien. Nos ayuda a ser más felices y a sentirnos más seguros de nosotros mismos a la hora de iniciar cualquier proyecto. Pero también es un gran enemigo que nos impide ver la realidad y que nos limita a la hora de prevenir riesgos.

El análisis premortem de Gary Klein nos ayuda a identificar esos riesgos que nuestro optimismo no nos deja ver. Es una forma rápida y sencilla de evitar pasar del optimismo a la depresión por el fracaso de nuestros proyectos. ¿Te animas a practicarla?

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

CommentLuv badge

Categorías

Archivo

Recomiendo