Información estratégica en las áreas de responsabilidad

“Las áreas de enfoque pueden ser muy útiles como listas de comprobación que aseguren el equilibrio y la inclusión de sus elementos principales: tu vida, un proyecto o un departamento” David Allen.

Las áreas de enfoque y responsabilidad son las distintas facetas de nuestra vida personal y profesional que son relevantes para cada uno de nosotros. Parcelas clave de nuestra vida y nuestro trabajo a las que prestamos atención o pensamos que deberíamos prestársela.

Es probable que dentro de nuestro trabajo nos encontremos con diferentes áreas de responsabilidad y, además, están esas otras facetas más personales que también requieren de nuestra atención, como por ejemplo nuestra pareja, los hijos, la casa, las relaciones sociales, nuestra salud, el deporte o nuestro desarrollo personal.

Dice David Allen que, para la mayoría de las personas, existen entre 10 y 15 áreas de responsabilidad, y nos propone que, para identificarlas, examinemos nuestros proyectos y acciones, preguntándonos: ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Qué ámbito de interés o responsabilidad refleja?

Personalmente, tener identificadas las áreas de atención, me ayuda a:

  1. Tener presente información actualizada sobre lo que es importante para mí, para poder activar proyectos y realizar acciones que me permitan mantener el rumbo o introducir cambios para modificarlo.
  2. Poner en contexto «para qué» hago muchas de las cosas que hago, aportando sentido a siguientes acciones y proyectos.

Hacer un listado de todas las áreas de enfoque y responsabilidad me parece una práctica muy útil para cualquier persona, aunque no use GTD®, porque facilita hacer un ejercicio de coherencia entre lo que queremos hacer y lo que hacemos.

Aunque en ocasiones no nos guste, cada uno de nosotros somos lo que hacemos – o dejamos de hacer – en nuestro día a día. Enfrentar nuestra realidad diaria con ese listado de «áreas de enfoque o responsabilidad» nos ayuda a descubrir posibles disonancias entre lo que queremos hacer y lo que realmente hacemos. A partir de ahí, podemos empezar a poner en práctica estrategias que nos ayuden a hacer lo que tenemos que hacer para ser coherentes con lo que queremos hacer.

Todos nosotros tenemos múltiples facetas que requieren de nuestra atención y eso hace necesario encontrar un punto personal de equilibrio. La claridad sobre nuestras principales áreas de responsabilidad, tanto personales como profesionales, nos ayuda a encontrar un equilibrio en nuestra vida que hace que nos sintamos más satisfechos.

Comments are closed.

Categorías

Archivo

Recomiendo